El ayuno terapéutico es mucho más que una dieta restrictiva de alimentos sólidos con la finalidad de adelgazar.

Muchos conocen su efecto depurativo y desintoxicante sobre el organismo, pero en realidad abarca un campo de acción mayor.

A continuación te resumimos los puntos más importantes sobre el ayuno:

  • La desintegración y eliminación de sustancias nocivas y residuales (toxinas, plaguicidas, humos, café, tabaco, alcohol, etc.), gracias al descanso y a los cuidados a los que son sometidos los órganos y los tejidos sanos durante la época de ayuno.
  • La descarga y desintoxicación del metabolismo y del tejido conjuntivo, debido a que el ayuno terapéutico produce una notable disminución de grasa en la sangre, y también una normalización de la glucosa.
  • Con todo ello mejora de la fluidez de la sangre, evitando problemas de circulación y pesadez.
  • Descarga del tracto gastrointestinal, de las vías biliares y del páncreas.
  • Pérdida rápida y sin riesgos de peso, repercutiendo en una mayor ligereza de movimiento del aparato locomotor (articulaciones y columna vertebral).
  • Aumento de la capacidad respiratoria, y vital para lograr estadios de relajación.

De todo ello se puede deducir que durante el ayuno terapéutico se movilizan y eliminan los sedimentos y residuos metabólicos, como por ejemplo, el ácido úrico que se origina por un consumo elevado de carne en la dieta y los riñones van demasiado forzados.

Este fenómeno de acumulación de residuos se produce por un acúmulo de proteínas en la dieta, típica de los tiempos actuales, y por un acúmulo o depósito de toxinas procedentes del medio ambiente y de difícil eliminación (metales pesados, insecticidas, pesticidas, etc.), sufriendo como consecuencia un sistema inmunitario debilitado.

_________________________________________________________________________________

 

ARTÍCULOS DE INTERÉS

Ayunar no es pasar hambre
Caminar, un complemento del ayuno
Crecimiento interior y ayuno
Cuidar el intestino