Las principales propiedades de esta hierba son: anti inflamatorias, antialérgicas, antibacterianas y sedantes

La infusión de manzanilla es muy eficaz limpiando no solo el estómago de suciedad, sino todo el organismo. Es muy buena para tratar afecciones respiratorias como ser el asma, el resfrío, la fiebre alta y la bronquitis. Por su parte, aquellas personas que no pueden dormir se aconseja que beban una infusión de manzanilla para conseguir sueños más profundos. También es ideal para las mujeres que sufren de dolores menstruales intensos.

La manzanilla también actúa como relajante sobre el sistema nervioso, y aunque es cierto que existen otras plantas con mayores propiedades calmantes, siempre resultará beneficiosa para mitigar esas situaciones de estrés diario, ansiedad e incluso para ayudar a conciliar el sueño. Y además posee propiedades antisépticas y fungicidas, por lo que está recomendada para dolencias de garganta, resfriados, y gripes.

Hay personas a las que el sabor no les resulta agradable, en ese caso, se puede realizar la infusión junto con otro tipo de hierbas, pero nunca endulzarla con azúcar o miel pues no resultará tan efectiva.

En los programas de Pure Corpore y en dietas depurativas y desintoxicantes, la infusión de manzanilla juega un importante papel.