Caminar es la manera más fácil de estar en forma, y es apto para todas las personas y todas las edades. No se necesita realizar grandes esfuerzos, ni dedicarle mucho tiempo, ni elevado gasto económico. Tan solo hace falta ropa cómoda, un buen calzado deportivo, y media hora de tiempo al día, puede ser suficiente para lograr el objetivo.

Es un ejercicio muy completo, que activa la circulación sanguínea, y la respiración, y ejercita y fortalece la musculatura. Además despeja la mente ayudando así a desconectar de los problemas y obligaciones diaria.

Actualmente las prisas y la comodidad nos hace desplazarnos en transporte para distancias cortas, olvidándonos de lo beneficioso que sería realizarlo caminando. Retomar esos antiguas costumbres de ir a pie a los sitios próximos es algo que debemos tener en cuenta. Ya lo decía aquella popular frase “quien mueve las piernas mueve el corazón”.

Márcate un objetivo, empieza mañana mismo. Puedes comenzar por sesiones de 15 minutos, y en unos días aumentar a 30 minutos. Al principio puedes hacerlo a un ritmo más suave, de paseo ligero, y luego incrementarlo para ir caminando a un ritmo suave. Y si tus obligaciones no te permiten ir todos los días, pues procura hacerlo al menos 3 o 4 veces a la semana.

Si eres de los que viven cerca de la playa, puedes aprovechar a caminar descalzo por la arena y disfrutar del beneficioso contacto con la tierra a la vez que se masajean las plantas de los pies.

En los retiros de Ayuno y Salud se realiza una actividad de senderismo a diario para activar el cuerpo, evitar la pérdida de masa muscular y ayudar a la eliminación de grasas.

_________________________________________________________________________________

 

ARTÍCULOS DE INTERÉS

Ayunar no es pasar hambre
Crecimiento interior y ayuno
Recupera tu energía y vitalidad