El ayuno te aporta innumerables beneficios tanto físicos (mejora de dolencias y enfermedades, pérdida de peso, desintoxicación, etc.) pero también psicológicos. Y es que el retiro que se realiza en los programas de ayuno, indistintamente de la duración que tengan, proporciona momentos de relax y descanso que invita a la meditación, la reflexión y al encuentro con uno mismo.

Todo ayuno debe realizarse en un ambiente de recogimiento, de retiro o de aislamiento. Un ambiente de serenidad y calma, lejos del mundanal ruido, donde no solo se depura el cuerpo sino también el alma.

Superar los retos a los que nos enfrenta un ayuno puede no resultar fácil para muchos. Afrontar las posibles crisis que puedan surgir ante un cambio tan drástico en la alimentación, el miedo a no lograrlo o a sentirse débil, la incertidumbre de no saber cómo evolucionará, los prejuicios, la falta de seguridad en uno mismo… son pensamientos y sensaciones que no dejan indiferente a nadie. Superarlos nos hará crecer por dentro.

La reflexión y el conocimiento de uno mismo serán compañeros inseparables durante todo el programa de ayuno. Las estancias en un entorno agradable y en armonía donde todo está pensado para que el usuario disfrute de la tranquilidad y la serenidad que el retiro, la naturaleza y el aire libre otorgan, invita a tener una mayor conciencia del cuerpo y del espíritu, logrando una transformación no solo física sino también anímica.

Sin duda es una experiencia con un valor muy positivo.

_________________________________________________________________________________

 

ARTÍCULOS DE INTERÉS

Ayunar no es pasar hambre
Cuando el cuerpo habla
Recupera tu energía y vitalidad