El germen de trigo se obtiene del grano integral de trigo, y tiene un aporte elevado en vitaminas, minerales, proteínas e hidratos de carbono lo que lo hace un complemento nutricional importante.

Es muy rico en vitamina E, por lo que es un poderoso antioxidante, que combate la acción de los radicales libres causantes del envejecimiento. Contiene ácido linoleico que ayuda a asimilar las grasas, proteínas, azúcares y vitaminas del grupo B (B1, B2 y B6). Y también es rico en minerales como el cinc, el cobre, el magnesio y el selenio.

La ingesta habitual del germen de trigo resulta beneficioso para cualquier persona y es idóneo en casos de cansancio mental, combate el estreñimiento, ayuda en el crecimiento, mejora el estado de la piel, del cabello y de las uñas, entre otros.

Actualmente es fácil adquirirlo en pastillas, en copos o granulado, tanto en herboristerías como en supermercados. Y se puede tomar mezclado con yogur, leche, zumos, sopas, ensaladas… una cucharada al día es suficiente para beneficiarnos de su aporte.

Si deseas un estudio nutricional y una dieta personalizada y ajustada a tus necesidades, nuestro nutricionista Edgar Barrionuevo de Ayuno y Salud, te realizará un plan a tu medida.