Las articulaciones, como nexo de unión de nuestros huesos, son las responsables del movimiento del cuerpo. Con el ayuno se mejora el estado de las articulaciones evitando rigidez, dolor y falta de movilidad.

La articulación está formada de tejido conjuntivo, donde se depositan los residuos del cuerpo, esta acumulación de sustancias tóxicas provocan inflamación y dolor, generando problemas de artrosis y artritis. El ayuno ayuda a la eliminación de esos tóxicos y por lo tanto genera una mejora en las articulaciones.

También la pérdida de peso, asociada al ayuno, consigue un alivio de las articulaciones que tienen que soportar menos presión y hacer menos esfuerzo para funcionar.

Tras el ayuno, el nutricionista especializado, puede indicar una dieta rica en vegetales y agua, y baja en carnes, hidratos de carbono, azúcares y alcohol, que son los causantes de la cristalización de los tejidos de la articulación.

La depuración que se consigue con el ayuno es la mejor terapia para las personas con problemas reumáticos, por la limpieza, la regeneración de tejido conjuntivo y por su efecto antiinflamatorio. Es importante acompañarlo de ejercicio para estimular la circulación sanguínea, mejorar el tono muscular y evitar así también la falta de lubricación que provoca el sedentarismo.

_________________________________________________________________________________

ARTÍCULOS DE INTERÉS

Cuando el cuerpo habla
Lograr un cambio gracias al ayuno
Practicar ejercicio físico durante el ayuno
Reducción de peso gracias al ayuno depurativo
Caminar, un complemento del ayuno