La práctica de ejercicio físico es parte fundamental de cualquier programa de ayuno terapéutico. Su gran importancia radica en evitar la pérdida de masa muscular, activar la circulación, ayudar a la combustión, incluso para ayudar a la evacuación del intestino, y a su vez la eliminación de la sensación de hambre.

El ejercicio a realizar debe ser suave, uniforme, mantenido, sin elevación brusca de las pulsaciones, y duradero. Y sobretodo no debe fatigar o sobrecargar el cuerpo.

Es importante disfrutar con la práctica del ejercicio y tomarlo como algo positivo y ameno para sacarle el máximo provecho a la actividad. Cualquier cosa que se haga a desgana siempre nos afectará de forma negativa produciendo estrés y tensiones, y lo que se pretende en los programas de ayuno y salud es precisamente todo lo contrario.

Para lograr esa armonía que se pretende alcanzar con la realización del ayuno depurativo, es recomendable realizar la actividad física al aire libre, para disfrutar además de los beneficios del sol, del aire libre, y la sensación de bienestar que reporta el contacto con la naturaleza.

Actividades como caminar, senderismo, gimnasia, pasear en bicicleta, o similares son propicias para hacerlas en el exterior.

_________________________________________________________________________________

 

ARTÍCULOS DE INTERÉS

Realizar el ayuno en situación de calma
Beber durante el ayuno terapéutico
El ayuno terapéutico
El pre-ayuno
Reducción de peso como consecuencia del ayuno desintoxicante
Crecimiento interior y ayuno
Ayunar no es pasar hambre