Después de las vacaciones toca recuperar nuestro día a día. Volver al trabajo y dejar atrás la hamaca no siempre es fácil. Es lo que se conoce como depresión post-vacacional, un proceso de adaptación que viene acompañado de cansancio, apatía, tristeza…

Para evitar sufrirla debemos ser conscientes de que las vacaciones es un periodo de descanso de duración determinada, no es exclusivo. Durante estos días hemos realizado actividades y cambiado hábitos que nos han hecho sentir bien, por eso es recomendable adoptar alguno de ellos y continuarlos el resto del año. Ir a museos, tomar clases de baile, meditar…  tomar la decisión de proseguir con estas actividades nos ayudará a tener más entusiasmo.

Es aconsejable volver del lugar de vacaciones unos días antes de la vuelta al trabajo para retomar la rutina de casa poco a poco. Aprovechar ese tiempo para ordenar las fotos, quedar con amigos para hablar de la experiencia y disfrutar del descanso en casa ayudará a tu organismo a retomar de nuevo el ritmo de manera más pausada.

Para aumentar tu bienestar y tener un buen estado de ánimo, puedes ayudarte del ejercicio y la alimentación, incluyendo en la dieta alimentos que aumenten la serotonina (responsable de la sensación de placer y alegría) como el plátano, la lechuga, las nueces y las almendras y eliminando o reduciendo el consumo de alcohol, cafeína y azúcar refinado.

Si has aprovechado tus vacaciones para realizar un retiro de ayuno terapéutico deberás seguir las recomendaciones que te hemos sugerido,  junto con la pauta que el nutricionista experto en ayuno te indique para la vuelta a la alimentación sólida, y a unos hábitos alimenticios correctos.
_______________________________________________________________________________________

ARTÍCULOS DE INTERÉS

Lograr un cambio gracias al ayuno
Zumos naturales en dietas de ayuno
Desintoxicar el organismo
Aprende a ser positivo