Antiguamente el ayuno se practicaba para ejercitar las fuerzas mentales y espirituales de las personas, y así se ha ido realizando en las diferentes épocas, culturas y religiones, hasta la actualidad. Hoy en día además el ayuno tiene una vertiente más física y saludable (prevención, paliación, limpieza del organismo), pero tanto antes como ahora los retiros para ayunar se realizaban en un clima de paz, calma y tranquilidad.

El ayuno es un momento de encuentro con uno mismo, de hallar la paz, y de crecimiento interior, por eso es importante realizar el retiro de ayuno terapéutico en un lugar retirado del entorno habitual y desconectar de la rutina, de las obligaciones y de las tensiones del día a día. Para ello retirarse a un lugar tranquilo, relajado en un entorno próximo a la naturaleza es lo más recomendable.

Dentro del retiro de ayuno tiene que haber momentos para la relajación, las técnicas de respiración y la meditación, y sobretodo tiempo libre para el esparcimiento o el descanso.

Son momentos para gozar de un estado de serenidad, de soledad, de recogimiento. Situación propicia para mirarse por dentro, ordenar las ideas, y encontrar el equilibrio del propio ser.

_________________________________________________________________________________

 

ARTÍCULOS DE INTERÉS

Beber durante el ayuno terapéutico
El ayuno terapéutico
El pre-ayuno
Reducción de peso como consecuencia del ayuno desintoxicante
Crecimiento interior y ayuno
Ayunar no es pasar hambre