El ritmo de vida actual nos consume toda la energía.

El estrés, las prisas, la mala alimentación, la falta de descanso… inciden en nuestro estado físico y mental, dejándonos totalmente agotados.

Combatir esos síntomas y recuperar esa energía que nos falta no es difícil, tan solo es cuestión de tomar las medidas adecuadas.

Aquí te proponemos las más importantes:

  1. Descansa las horas necesarias: un mínimo de 8 horas en los adultos. Y recuerda que el sueño no se recupera, con lo que no sirve dormir mucho el fin de semana y entre semana hacer lo contrario.
  2. Comer de forma equilibrada, asegurando una ingesta adecuada de vitaminas y minerales, basada en la conocida pirámide alimenticia. Y sobretodo no saltarse ninguna comida. Lo recomendable son 5 diarias.
  3. La vida hay que tomarla con alegría. Una actitud optimista influye de forma positiva en todos los aspectos de nuestra vida. Así que hay que aprender a ver las cosas desde otro punto de vista, a relativizar los problemas y a darles la importancia mínima necesaria. Recuerda que los pensamientos negativos consumen mucha energía.
  4. La vida sedentaria nos apaga cada vez más. No hay nada mejor como “reactivarse” con el ejercicio físico. Caminar, subir y bajar escaleras u otro tipo de ejercicio suave, realizado cada día, puede ser suficiente para recuperar la energía.
  5. Disfrutar del aire libre y de la luz natural del sol no solo es relajante sino que además es beneficioso para recargar pilas y sintetizar la vitamina D.

Es importante reorganizar las tareas diarias, no solo para coger estos buenos hábitos de vida, sino también para tener tiempo para uno mismo. De esta forma la energía y la vitalidad están aseguradas.

Y si quieres tener una correcta nutrición, personalizada y adaptada a tus necesidades, nuestro nutricionista Edgar Barrionuevo de Ayuno y Salud puede realizarte un estudio y asesorarte sobre cómo recuperar energía con una dieta depurativa, desintoxicante y energética.