Para entender que sucede en nuestro organismo cuando ayunamos primero tenemos que entender cuan es el funcionamiento durante la ingesta de alimentos. ¡Continua leyendo y descubre cuales son los cambios metabólicos que ocurren en el ayuno!

El organismo está acostumbrado a una entrada de nutrientes constante e intermitente que se asimilan a través de nuestro aparato digestivo. Tal es el caso de azúcares, hidratos de carbono, grasas, proteínas, vitaminas y minerales. Estas sustancias llegan a todos los órganos a través del torrente sanguíneo, llegando finalmente a todo tu organismo.

Cuando se realiza un ayuno terapéutico, tus órganos tienen que conseguir la energía que necesitan de las reservas que tiene el cuerpo. Los cambios metabólicos que se producen en el organismo, tienen como meta evitar la degradación del cuerpo. Además, se encarga de la obtención de energía para los órganos vitales del cuerpo. Por ello, y en función de lo que dure el ayuno, los cambios se irán adaptando a las necesidades de cada momento.

Las fases del ayuno y sus efectos en tu metabolismo

En las primeras fases de ayuno al no haber entrada de alimentos, disminuye la concentración de insulina. Los músculos bajan sus necesidades de glucosa y se produce una variación en la concentración de distintas hormonas. Conforme avanza el ayuno, el cuerpo busca combustible para su correcto funcionamiento y garantizar su supervivencia. Obteniendo la glucosa de las reservas del cuerpo, se consume la grasa y las proteínas del organismo.

Los aminoácidos se utilizan para formar proteínas y glucosa, elementos, como la cetona o el nitrógeno. Lo que antes se eliminaban por la orina, ahora no lo hacen y se emplean para conseguir energía.

En definitiva, todo el organismo trabaja para que al cerebro y demás órganos vitales les llegue lo necesario para su correcto funcionamiento. Por otra parte, el cuerpo busca un estado de relajación y reposo para evitar la necesidad de un aporte extra de energía.

Durante el ayuno hay una modificación notable del funcionamiento metabólico y que a su vez, varía en función de la duración del mismo. El organismo se adapta a la no ingesta consumiendo en primer lugar, la glucosa y en segundo la grasa, que el organismo tienen acumulada. Así como una serie de cambios complejos que favorecen la adaptación a la nueva situación.

Cambios metabólicos

¿Qué es el metabolismo y sus tipos?

El metabolismo es el conjunto de procesos químicos y físicos que ocurren en las células que se encuentran en tu organismo. Estos procesos, son los encargados de convertir y distribuir los nutrientes que se obtienen por medio de los alimentos. Estos nutrientes se convierten en energía, la cual, es utilizada para que tu cuerpo cumpla con sus funciones básicas y vitales.

Entre esas funciones se encuentran, mantener la temperatura corporal, respirar, realizar la circulación de sangre por el cuerpo y la digestión. Además, no solo se encarga del proceso digestivo de tu organismo, también se encarga de eliminar los desechos y toxinas del mismo. Esto lo hace por medio de las heces y la orina.

Pero esta energía no solo se utiliza durante los movimientos y para pensar, también se utiliza cuando tu cuerpo se encuentra en reposo. Es por ello, que al no consumir alimentos sólidos durante el ayuno, corren cambios metabólicos. Cuando consumes alimentos, las moléculas que se encuentran en tu sistema digestivo empiezan a actuar.

Dichas moléculas se llaman enzimas, y son las encargadas de descomponer las proteínas en aminoácidos. Estas también se encargan de descomponer las grasas en ácidos grasos, al igual que los carbohidratos en azucares simples como la glucosa. Luego de este proceso, dichos compuestos son absorbidos por la sangre, la cual, se encarga de su distribución por todas las células de tu organismo.

Es en este punto donde se encuentran otras enzimas, las cuales, son las encargadas de regular o acelerar las reacciones químicas necesarias para metabolizar. De esta manera, se logra procesar y almacenar la energía para que luego sea utilizada en los diferentes procesos de tu organismo.

Tipos de metabolismos

El metabolismo puede dividirse en dos categorías, las cuales son, el catabolismo. Este es necesario para el proceso de la descomposición de las moléculas. Estas moléculas que se van a descomponer, son la fuente de energía para tu organismo. Por otro lado, se encuentra el anabolismo, esta sería como la síntesis de todos los compuestos químicos que necesitan las células.

Asimismo, es primordial que conozcas todos los tipos de metabolismos, que papel cumple cada uno y sus funciones:

El metabolismo proteico

El consumo de proteínas es fundamental para mantener en excelente estado los tejidos corporales. Además, estos se encuentran presentes en todas las estructuras celulares, asimismo, se encuentran en la formación de la hemoglobina para transportar el oxígeno. También, puedes encontrarlas en las diferentes funciones del cuerpo, además de estar en la formación de enzimas.

Por otro lado, las proteínas son parte vital del organismo para la producción de energía y suministro de nitrógeno. Este es esencial en material genético como ARN y el ADN. Las personas que tienen este tipo de metabolismo, tienen favoritismo por alimentos como los pescados y las carnes.

Por ello, una dieta basada en carbohidratos, es perjudicial para este tipo de personas. Esto ocurre porque suelen tener hambre cada cierto tiempo, por lo cual, consumir muchas calorías, haría que estas personas ganen peso con facilidad y rapidez.

Metabolismo carbohidrato

Todos los tejidos principales del organismo dependen de la glucosa para poder llevar a cabo las actividades diarias del organismo. La glucosa es una de las tres formas en las que los alimentos aportan carbohidratos al organismo, en conjunto con la celulosa, el azúcar y el almidón. Estos últimos constituyen una de las fuentes de energías más importantes para el organismo de un ser humano.

Aquellas personas que tienen este tipo de metabolismo, suelen tener una necesidad menor de comer que la mayoría de las personas. Pero en cambio, tienen un gusto por los dulces mayor al de las demás personas. Asimismo, consumen estimulantes como lo son el café y el té. Por otro lado, es recomendable disminuir la cantidad y el consumo de azucares en este tipo de personas.

En cambio, se recomienda llevar una dieta rica en frutas verduras, carnes y hortalizas. De manera que integren todos los alimentos de forma variada, balanceada y equilibrada.

El metabolismo mixto

En este punto es donde se debe lograr tener un equilibrio entre los metabolismos antes mencionados. De acuerdo a la medicina china, existen cinco sabores y cada uno representa su afinidad con un órgano. Por ejemplo, los sabores salados tienen que ver con los órganos que contienen agua como la vejiga y los riñones. Los sabores dulces, van a los órganos encargados de la digestión como el páncreas, el bazo y el estómago.

Por otro lado, los sabores amargos, están relacionados directamente con la circulación, por ende, al corazón. Los sabores agrios, están relacionados con los órganos encargados de desintoxicar tu organismo, como el hígado y la vesícula biliar. Finalmente, el picante se encuentra ligado a los órganos de asimilación, eliminación del aire y los alimentos. Los cuales son, los pulmones y el intestino grueso.

Por ende, es fundamental encontrar el equilibrio de todos para garantizar el funcionamiento correcto de tu organismo. Por eso, es clave mantener una buena alimentación, equilibrada, variada y saludable, sin excederse con ningún alimento.

ayuno

¿Cuál es el sistema metabólico?

El sistema metabólico está compuesto por diferentes reacciones químicas, que se encargan los cambios metabólicos que ocurren en las células del organismo. Las principales funciones que cumple el sistema metabólico es, utilizar energía para realizar una actividad, extraer la energía de los nutrientes.

Además, almacenar energía para que esta, pueda utilizarse en las distintas actividades y requerimientos de tu organismo. Estos procesos ocurren con el objetivo de llevar a cabo todos los procesos vitales de tu organismo. Tales como la nutrición, reproducción, crecimiento, movimientos corporales, entre otros.

Este sistema tiende a presentar cambios metabólicos durante el ayuno, activando diversos procesos que ayudan a obtener beneficios del programa. Asimismo, si este sistema empieza a funcionar mal, puede derivar en diferentes problemas de salud y enfermedades metabólicas.

¿Qué pasa si se altera el metabolismo?

Como te mencione con anterioridad, el metabolismo se encarga de las reacciones químicas que regulan el cuerpo para realizar sus funciones. Este obtiene su energía por medio de los alimentos que se consumen. La energía se obtiene gracias a diversas enzimas que se encargan de descomponer los alimentos.

En el momento en que estos procesos químicos no funcionan, ocurren cambios metabólicos. Los cuales pueden presentarse por un problema hormonal o de enzimas. Esto deriva a sufrir problemas metabólicos, que se convierten en diversas enfermedades y patologías. Todas estas se clasifican de acuerdo a la sustancia específica que esté ausente o se encuentre acumulada.

El metabolismo en el ayuno

El ayuno representa una situación metabólica que se genera en las mañanas luego de despertar, de horas sin consumir alimentos. Debido a la falta de nutrientes, se activan diversas vías metabólicas gracias al ayuno. Estos cambios metabólicos en el ayuno generan ciertos mecanismos para encontrar energías. Dichas energías son utilizadas para realizar los procesos diarios del cuerpo.

Si el ayuno es por un tiempo prolongado, los cambios metabólicos que ocurren durante el ayuno, se van modificando. Por ende, los productos energéticos que has consumidos se disminuyen, la glucosa, los cuerpos cetónicos y ácidos grasos libres se modifican. Lo cual ocasionan que se produzca la oxidación en tu organismo.

En las primeras 24 o 48 horas tu organismo consume la glucosa que se encuentra almacenada y circulante en tu cuerpo. Por ende, disminuye la insulina y la glucemia, al mismo tiempo aumenta el glucagón y empieza la neoglucogénesis hepática. Por otro lado, los tejidos adiposos son descompuestos por la lipósis.

El glicerol -que es obtenido durante este proceso- es interpuesto como un sustrato, para que sea parte de los ácidos grasos y la glucolisis. Estos mismos sufren de una fragmentación en los acetilos de la betaoxidación mitocondrial, los cuales son adecuados para empezar el ciclo de Kreps. De la misma manera, que los acetilos que provienen de algunos aminoácidos y de la glucolisis.  Asimismo, el cerebro empieza a utilizar sus cuerpos cetónicos para adaptarse al ayuno.

Las vías metabólicas activas en el ayuno

La oxidación en el organismo, ocasiona que la fuente principal de glucosa sea el hígado, por medio del proceso de gluconeogénesis.  Sin embargo, por medio de la lipolisis y el catabolismo proteico, provienen los sustratos, ocasionando la reducción proteica y beneficiando a la lipolisis. Gracias al conocimiento de  los mecanismos envueltos durante los cambios metabólicos en el ayuno, se conoce mejor el funcionamiento de estos procesos.

Además, gracias al descubrimiento de la implicación de la leptina, los neurolépticos, y los cambios hormonales, se puede entender más el ayuno. Los cambios metabólicos que ocurren durante el proceso de ayuno, benefician la activación de ciertas vías metabólicas. Estas son las encargadas de buscar energías de las reservas, además de ayudar en el proceso de bajar de peso. Son modificaciones adaptativas que ocurren en el organismo durante el ayuno. Esto potencia los beneficios que el mismo puede traer para tu salud.

No solo garantizando obtener resultados a largo plazo si se mantienen y se adaptan buenos hábitos de salud. También, los cambios metabólicos durante el ayuno, permiten comprender con mayor claridad cómo afecta de forma positiva un plan de ayuno en tu organismo.

¿Ahora qué sabes cómo ocurren los cambios metabólicos en tu organismo durante el ayuno, te animas a realizar uno? ¡Espero que sí!