A pesar de que sabemos información acerca de los riesgos de sufrir un infarto ¿Realmente conoces los síntomas de un infarto y las consecuencias de ello en tu salud? Además de ello es de vital importancia conocer los diferentes tipos de infarto y cómo hacer para prevenirlos. ¿Sabías que el infarto agudo de miocardio es uno de los tipos más comunes? ¡Quédate y aprende cómo evitar que sufras un infarto!

Para empezar, debes conocer que un infarto es una interrupción de la circulación normal de la sangre que va hacia tu corazón. Esto ocasiona la muerte de las células que se encuentran en dicha zona ya que se quedan sin riego sanguíneo. Este proceso se conoce como necrosis, la cual va afectando a todo el músculo cardíaco e incluso puede llegar a ocasionar la muerte.

Este bloqueo se produce por la falta de flujo de sangre al corazón, y puede ser causado por diversas enfermedades. Inclusive por el estilo de vida que lleves, podrías ser propenso a sufrir un infarto o un infarto de miocardio. Por ende, nadie está exento de sufrir un ataque cardíaco.

Pero un infarto no solo ocurre en el corazón, ¿Sabías que también puedes sufrir de un infarto en diversos órganos que tengan un tejido necrosado por isquemia? La falta de un aporte de sangre adecuado a los órganos pueden ser producidos por diversas causas. Por ello, es importante conocer las causas de esto y cómo puedes prevenirlo.

Pero, en caso de estar frente a una situación como esta, también es importante saber actuar durante el momento. Aprende qué puedes hacer durante una situación como esta y cómo prevenir que sufras de un infarto.

infarto de miocardio

¿Cómo te avisa un infarto?

La mayoría de las veces puedes sentir algunos síntomas, mucho tiempo antes de la futura posibilidad de padecer de un infarto. Pero, ¿Cómo es posible detectar si vas a sufrir de un infarto? Pues, es primordial que tomes en cuenta ciertos signos de alarma, que seguramente te dice tu cuerpo, pero no te percatas de ello. A muchos les pasa que sienten un malestar y no le dan la importancia que amerita.

Algunos detalles como la forma en que caminas o hasta tu tono de voz pueden ser señales de que próximamente podrías sufrir de un infarto ¿Son síntomas bastante inusuales no? Conocer estos síntomas y señales de alerta pueden avisarte para que actúes a tiempo frente a un ataque cardiaco. Así evitarías formar parte de las estadísticas de fallecidos.

Una simple ronquera puede ser un signo de alarma, sobre todo si no sufres de ningún problema pulmonar o alergia. Por ejemplo, las insuficiencias cardiacas cognitivas, son bastante difíciles de diagnosticar y un síntoma de ellas es la ronquera. Es por ello, que frente a síntomas inusuales deberías acudir a tu médico. Si notas que tienes cambios de voz anormales, debes acudir a revisión médica de inmediato.

La forma de caminar también es un aspecto importante a tomar en cuenta. Sobre todo si se empieza a caminar más lento de lo habitual. Esto se debe a que el grosor de la arteria carótida, se encuentra relacionado directamente a la velocidad al caminar. Además, el caminar lento hace referencia también a que puedes tener un descontrol en tus valores. Por lo cual, aumenta potencialmente el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Otro de los síntomas que alertan de un infarto es la debilidad, muchos pacientes notan cansancio extremo y debilidad muscular. Estos síntomas, no solo no tienen explicación, sino que es repentino y no se deben a ninguna actividad en particular. Este es un síntoma que se puede observar mayormente en las mujeres, asimismo, es un síntoma que se toma poco en cuenta.

Esta sensación de cansancio o fatiga puede ser originada por la disnea, que es la falta de respiración, o por el estancamiento de la sangre venosa en tus pulmones. Además, signos de alarma como ansiedad, indigestión, trastornos de sueño, e insuficiencia respiratoria son suficientes para que acudas al médico. Estas señales suelen presentarse 4 semanas previas a sufrir un infarto.

Por lo cual, prestar atención a aquellos cambios que tenga el cuerpo es más importante de lo que te imaginabas. Un infarto miocardio, sin importar las causas por las que este sea originado, no suele darse de improviso, 30 días antes tu cuerpo ya va presentando signos de alarma. Por ende si presentas alguno de los síntomas mencionados, acude al médico y evita sufrir un infarto agudo de miocardio.

¿Cuánto tiempo tarda en dar un infarto?

A veces los síntomas de un infarto no son tan claros, o pueden ser diferentes en cada persona. Además, tanto en hombres como en mujeres los síntomas varían, igualmente puede suceder que una persona no presente síntomas. Por ello, es primordial mantenerse atento a los cambios que realice tu organismo. Sobre todo, si sientes malestares leves sin causa o razón aparente.

Como te mencioné antes, la mayoría de las personas no le da la importancia que debería a ciertos malestares y síntomas en el cuerpo. Por ello, no se dan cuenta que pueden enfrentarse a un infarto agudo de miocardio. Peor aún, al no percatarse o demorarse más de lo que deberían reciben atención médica tardía. Lo cual aumenta el riesgo de muerte y en peores enfermedades cardiacas.

La duración del dolor por ejemplo, en un infarto de miocardio o infarto agudo de miocardio, suele ser de 20 minutos. Durante ese tiempo, es clave solicitar asistencia médica para que sea atendido a tiempo el paciente y así disminuir las consecuencias del ataque cardíaco. Cuanto más tiempo pasa sin recibir atención médica, mayor es el riesgo de morir o padecer problemas graves de corazón.

Por ende el tiempo es vital, para que el paciente reciba un tratamiento adecuado al tipo de infarto que esté sufriendo. De esta manera, se evitan más enfermedades y se detecta si se requiere una intervención de otra índole.

Si crees que estás sufriendo un infarto, solicita asistencia médica o ayuda de inmediato para que te atiendan. Préstale más atención a tu organismo y si ves que algo no marcha bien es mejor que acudas lo más pronto posible a una revisión.

preinfarto

¿Por qué dan infartos al corazón?

Los infartos al corazón, pueden deberse a diferentes causas, una de las más comunes es la enfermedad de las arterias coronarias. Pero también, llevar una vida con hábitos poco saludables, como una mala alimentación, sedentarismo, fumar y el estrés también originan un infarto. Otras causas como la genética pueden hacer que una persona sea más propensa a sufrir de un infarto.

Los problemas con el descontrol en tus valores, como por ejemplo, colesterol y triglicéridos altos, son una de las causas más habituales de infartos. El factor de la edad también es otro riesgo de infarto. Los hombres mayores de 45 años y las mujeres mayores de 55 años, son más propensos a sufrir un infarto de miocardio.

Además, el consumo de tabaco o la exposición al tabaquismo pasivo también es un factor decisivo para sufrir de un infarto. La presión arterial alta es otra causal para un ataque al corazón, al igual que padecer enfermedades como la diabetes o la obesidad. El síndrome metabólico y el estrés, son otros detonantes que te hacen persona de riesgo a sufrir un infarto.

Por supuesto que el consumo de drogas y alcohol, provocan espasmos en las arterias coronarias que pueden causar un infarto. Los antecedentes familiares y antecedentes de preeclampsia durante el embarazo pueden hacerte una persona con un riesgo mayor a ataques cardíacos durante toda tu vida. Las enfermedades auto inmunitarias también te hacen más propenso a sufrir de un infarto.

Y aunque te parezca increíble el sedentarismo, la falta de actividad física, contribuye a tener un estilo de vida poco saludable. Por ende, eres más propenso a la obesidad y a padecer colesterol en la sangre, lo que te puede llevar a desarrollar diferentes patologías cardiovasculares. Por ello, se recomienda llevar una vida más activa con ejercicio físico y actividades al aire libre.

¿Cuáles son los diferentes tipos de infartos?

En la actualidad se sabe que existen diferentes tipos de infartos ¿Recuerdas que te mencione antes que no solo existen infartos al corazón? Pues bien, ahora debes conocer los cuales son sus tipos y las características de los mismos.

Infarto agudo de miocardio

El miocardio es un tejido muscular ubicado en el corazón. Este es el encargado de bombear la sangre a través del sistema circulatorio mediante la contracción. El infarto de miocardio, infarto agudo de miocardio o ataque cardíaco o al corazón como también es conocido, es la principal y primera causa de muerte en el mundo.

Esto en ambos casos tanto en hombres, como en mujeres. Por ello, siempre se aconseja contar con un seguro médico adecuado que pueda cubrir esta y cualquier tipo de urgencia médica. Sobre todo que se encargue de cubrir cualquier tipo de infartos, en especial aquellos que son considerados menos previsibles.

Aunque los síntomas de un infarto suelen ser diferentes tanto en hombres como en mujeres es importante tomar en cuenta las clásicas alarmas. Los principales síntomas de un infarto agudo de miocardio son, dolor en el pecho opresivo, el cual puede expandirse hasta los hombros, la mandíbula y cuello.

En muchos casos la espalda, la boca del estómago o epigastrio, y los miembros superiores también se ven afectados. Además, también puedes sufrir de malestar en el resto del tórax, el brazo izquierdo, los dedos meñique y anular izquierdos. Por otro lado, la dificultad para respirar, náuseas, vómitos, ansiedad, palpitaciones y sudoración son otros síntomas habituales de un infarto agudo de miocardio.

Infarto cerebral

El infarto cerebral o accidente cerebrovascular, es causado por un proceso de isquemia. Durante este proceso, muere gran parte de la masa encefálica, debido al fallo en la irrigación sanguínea. Una de los orígenes de la isquemia es la oclusión que ocurre en el sistema arterial cerebral. Esto pasa por un trombo, las placas ateroma o un émbolo.

Pero otra de las causas también puede ser, una hemorragia por ruptura de un vaso sanguíneo a la circulación cerebral. Los infartos cerebrales, suelen presentarse mayormente en personas de avanzada edad, que presentan factores de riesgos. Por ejemplo, antecedentes de ataques isquémicos.

Sin embargo, los principales factores de riesgos para un infarto cerebral son, el tabaquismo, los triglicéridos y el colesterol alto, o la hipertensión arterial. En cuanto a los síntomas de un infarto suelen variar de acuerdo a si es isquémico o hemorrágico. También, depende de la magnitud del mismo y de la zona en la cual se encuentre localizado.

Infarto intestinal

El infarto intestinal o necrosis o isquemia intestinal como también se le conoce, se origina debido a una interrupción del suministro de sangre. Esto puede ser ocasionado por una trombosis mesentérica. Este suele ser más frecuente en hombres entre los 20 a 60 años de edad, y es predominante oclusión arterial sobre la venosa. Por ende, suele presentarse más en la arteria mesentérica superior, que en la inferior.

Esto produce un síndrome oclusivo u obstructivo en la pared intestinal debido a la necrosis. Durante un infarto intestinal masivo, hay hemorragia y también edema, lo que es una gran toma de todo el estado en general.

Los síntomas van desde dolor abdominal insidioso a típico cólico, el cual se hace continuo y va aumentando hasta hacerse más fuerte. Otros síntomas que lo acompañan son náuseas, vómitos, y que no se pueden expulsar ni gases, ni heces fecales por el ano, entre otros síntomas.

Además, de los tipos de infartos mencionados, otros infartos menos frecuentes son, los tipos de infarto renal, segmentarios de omento o epiplón mayor. Así como también, de intestino delgado e intestino grueso, estos últimos se presentan mayormente en los vólvulos, las invaginaciones intestinales y hernias estranguladas.

Estos suelen ocurrir por alteraciones en la circulación, que irriga los segmentos implicados, que hacen que se necrose y se muera el tejido.

salud del corazon

Ayunar para prevenir un infarto

Seguramente ya has escuchado que entre los muchos beneficios que te ofrece realizar ayuno se encuentra mejorar la salud cardiovascular. Por lo tanto, también ayuda a prevenir un infarto agudo de miocardio.

¿Pero cómo se logra todo esto con tan solo realizar un ayuno?

Pues bien, para empezar durante un ayuno intermitente o cualquier tipo de plan de ayuno le das un descanso digestivo a tu cuerpo. Es decir, que solo consumes alimentos durante un determinado tiempo del día y solo alimentos permitidos. Por lo cual, restringes y eliminas ciertos alimentos durante este periodo.

El descanso digestivo no solo le permite a tu organismo limpiarse y depurarse, también permite lograr una mejor absorción de los nutrientes que entran al cuerpo. Por otro lado, esto beneficia que bajes de peso y ayuda a disminuir tus niveles de colesterol y triglicéridos. Esto ocurre gracias a que dejas a tu organismo sin aporte calórico durante un tiempo determinado.

Por lo cual, ocurre una disminución de los factores de riesgo y los marcadores referentes al envejecimiento. Por ende, se disminuyen los riesgos de padecer de diabetes, cáncer, y enfermedades cardiovasculares, principales factores de riesgos para un infarto. Pues, durante el periodo de ayuno, los cuerpos cetónicos y los ácidos grasos se transforman en la principal fuente de energía.

Esto en consecuencia de que no se encuentre glucosa disponible para producir energía para las actividades cotidianas. Es aquí donde no solo se produce la disminución de masa corporal, también se disminuyen triglicéridos, colesterol LDL, y del colesterol total. De igual manera, un plan de ayuno también beneficia y mejora la salud y calidad de vida en personas que sufren de obesidad o diabetes.

Cabe resaltar, que siempre debe realizarse un plan de ayuno en compañía de profesionales y atención medica. Pues cada organismo es diferente y requiere atenciones diferentes, por lo cual, se debe diseñar un plan de ayuno personalizado. Asimismo, debe ir acompañado de ejercicios físicos y supervisión profesional.

En Pure Corpore contamos con un personal preparado que te ofrece planes de ayunos personalizados con supervisión y orientación durante todo el proceso.

sintomas infarto

Conoce las consecuencias de un infarto

De acuerdo a la zona que se encuentre infartada, y los vasos que a raíz de esto resulten dañados, suelen haber tres tipos de consecuencias. Las mismas pueden variar a igual que las secuelas de acuerdo al daño existente. Los tres niveles de consecuencias son:

Consecuencias menores

En este tipo de consecuencias el músculo cardíaco, fue afectado de manera mínima o leve, lo cual le permitirá al paciente llevar una vida normal. Sin embargo, el paciente debe concentrarse en procurar reducir factores de riesgos que podrían derivar otro infarto agudo de miocardio. Debe bajar de peso, tomar medicamentos, llevar una sana alimentación en compañía de ejercicios físicos.

Consecuencias mayores

Este tipo de consecuencias el músculo cardíaco tiene amplias zonas muertas, por ende, el corazón tendrá dificultades para irrigar sangre para sí mismo y el cuerpo. Aquí se ve afectada la vida cotidiana de los pacientes, además deben cumplir un tratamiento riguroso y una supervisión médica constante. En algunos casos es posible que tengan que someterse a diferentes operaciones a raíz del infarto.

Consecuencias graves

Muerte del paciente. Esto suele ocurrir a menudo por la demora en recibir atención médica durante el infarto. Por ende, es importante que si se sospecha de riesgo de infarto o que se está padeciendo uno, se solicite asistencia médica de inmediato o ayuda.

mejorar salud cardiovascular

El pre-infarto ¿existe?

El pre-infarto es un término de mucho debate, por lo cual, seguramente si le preguntaras a diversos médicos de su existencia se dividen las opiniones. Pero, ¿Existe o no el pre-infarto? El problema principal con este término, es cuando se usa sin tener un diagnóstico claro. Pues este concepto es utilizado en pacientes con factores de riesgos cardiovasculares mayores, como la diabetes, hipertensión arterial, tabaquismo, hipercolesterolemia entre otras.

El pre-infarto para muchos es un sinónimo de una condición llamada angina de pecho inestable. La cual es una situación intermedia entre una angina de pecho estable y un infarto. Esta es una señal de alerta para que el paciente busque atención médica inmediata.

Los síntomas que pueden acompañar una angina de pecho inestable son, dolor en el pecho, que abarca los brazos, hombros, espalda, cuello, y mandíbula. Además, también pueden presentar náuseas, dificultad para respirar, fatiga, ansiedad, mareos y sudoración profusa. Este es un síntoma que te puede indicar que tu corazón no funciona de manera adecuada y es momento de buscar atención médica.

La realidad es que el término pre-infarto no existe, pero es utilizado como sinónimo de angina y sirve para explicar mejor a la población acerca de las anginas. Pero lo más importante es que al presentarse este síntoma es una clara alarma de riesgo de infarto, por lo cual, se debe acudir al médico.

Como ves, aunque el infarto se suele relacionar a que ocurre de manera inesperada y que sus síntomas son en el momento, no es así. Inclusive 30 días antes tu organismo puede presentar síntomas de infarto que son una alerta para ti. Por lo cual, se debe buscar atención médica para prevenir y disminuir el riesgo de sufrir un infarto agudo de miocardio.

Por otro lado, existen diferentes maneras sencillas para evitar no solo sufrir un infarto, sino también padecer enfermedades cardiovasculares o de otra índole. Esas enfermedades que te convierten en persona de riesgo para un infarto de miocardio. Llevar una alimentación sana, balanceada, equilibrada y variada es clave, consumir todo tipo de alimentos sin excederte y de manera equilibrada.

Además, de una buena alimentación, debes incluir ejercicios físicos y un descanso adecuado para tu cuerpo. Por otro lado, reducir tus niveles de estrés y tratar de encontrarte lo más tranquilo posible es ideal para prevenir los riesgos de sufrir un infarto de miocardio.