Un informe publicado, el 26/10/2015, por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), organismo dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Incluyó a las carnes procesadas en el grupo 1 de sustancias que son cancerígenas. En este grupo también están el tabaco o el amianto.

La IARC concluye, tras analizar más de 800 estudios al respecto, que consumir 50 gramos diarios de carnes que han sufrido alguna transformación industrial, aumenta en un 18% la posibilidad de sufrir cáncer de colon. Entre estos alimentos se incluyen jamones, embutidos, hamburguesas, salchichas, entre otros.

Por otra parte en este informe también se clasifica a las carnes rojas en el grupo 2ª. Es decir, productos o sustancias que “probablemente causan cáncer”. Esta conclusión no hace más que recordar la importancia de una dieta saludable y equilibrada rica en frutas y verduras. Los productos manufacturados han irrumpido en nuestra dieta, desplazando el hábito de una dieta mediterránea.

En el supermercado están a nuestro alcance una serie de carnes sometidas a un proceso de curación, o ahumado. Además, a las que se les han añadido unas sustancias con la finalidad de mejorar su aspecto y conservación. Todas estas sustancias y procedimientos alteran la naturaleza de la carne.

Por lo que al llegar a nuestro organismo se suceden una serie de reacciones químicas liberando compuestos tóxicos para nuestra salud. El organismo se ve forzado a limpiar estos tóxicos constantemente. Lo cual va generando con el tiempo un desgaste en órganos como hígado, riñón, páncreas o colon.

El ayuno elimina de nuestro organismo todos estos compuestos y sustancias potencialmente cancerosas. El cuerpo recupera un equilibrio funcional consiguiendo mayor energía, menor dolor al desinflamarse los tejidos así como la eliminación de grasas. Es aconsejable tras el ayuno, seguir una dieta equilibrada en la que se consuman productos libres de estos tóxicos y rica en frutas y verduras.

carnes

¿Cuáles son las carnes procesadas?

Son consideradas como carnes procesadas, todas aquellas carnes que pasan por un proceso de elaboración como salado, ahumado o curado. En este sentido, es importante recalcar que no todas las carnes que pasan por este proceso tienen la misma cantidad de células cancerígenas presentes en ellas. Pero de acuerdo al American Institute for Cancer Research (AICR), hay cuatro implicados en el proceso.

Los nitratos que son sustancias utilizadas por las industrias para la conservación de las carnes procesadas. La cocción a altas temperaturas y el ahumado, que son los responsables de generar hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAH). Además, de otras sustancias que también son consideradas como cancerígenas, por su alto contenido en hierro hemínico, más el contenido propio que contiene la carne roja.

Es esta combinación, lo que parece dañar y desgastar el revestimiento del colon, por ende se es más vulnerable a padecer cáncer colorrectal. Por otro lado, es importante conocer que las carnes procesadas se dividen en ciertos tipos de acuerdo a su proceso de preparación. Las cuales cada uno en si contienen sus propias sustancias.

Tipos de carnes procesadas

En la actualidad a pesar que es de acceso fácil conseguir carne, la carne procesada sigue siendo un alimento cotidiano. Estas tienen diversos ingredientes para conservar y proteger sus microorganismos, como por ejemplo, las especias, diversos aditivos como los nitritos, sulfitos o nitratos.

Gracias a los procesos de conservación, las carnes procesadas son alimentos palatables y deliciosos. Además, estos sabores específicos los obtiene gracias a la sal, potenciadores de sabor, curado, especias, adición de grasas o técnicas de ahumado. De acuerdo a su elaboración y producción es que estos son clasificados.

Carne seca

Este tipo de carnes procesadas, consiste en la conservación por la deshidratación. Además, estas cambien pueden estar ahumadas al momento de deshidratarlas.

Carnes maduradas, en salazón o curadas

El proceso de salazón consiste en someter la carne para realizar un proceso donde se logre modificar su sabor, aroma, propiedades y textura. Esto con el propósito de alargar la conservación de la misma. Este tipo de carnes procesadas se elaboran con piezas enteras de los animales, las cuales se cubren en su totalidad con sal y otros ingredientes utilizados para la salazón.

Además, luego de un proceso de salazón, estas carnes pueden pasar por otros procesos como lo son, maduración, ahumado, adobo, curado o secado. El proceso de salazón puedes verlo en piezas como el tocino, el jamón, la cecina, entre otros. Por otro lado, es importante que tengas en cuenta que las carnes con origen industrial se diferencian de las carnes procesadas de manera tradicional.

Es decir, son comercializadas sin el debido periodo de maduración. Además las carnes procesadas industrialmente, se les inyectan la salmuera, que durante un proceso de un día se reparte por toda la pieza. Después de este proceso se prensa para ser cocida parcialmente o en su totalidad. Para ser distribuida y vendidas sin el debido proceso de maduración, y con un alto contenido de aditivos y sal.

Carne procesada cruda

Este proceso consiste en que los derivados cárnicos solo pasan por una máquina trituradora y picadora, la cual no somete la carne a ningún proceso. Es decir, este tipo de carnes procesadas no pasan por curado, cocción, maduración o ahumado. Por lo cual, este tipo de carnes tienden a tener una caducidad corta de unas 24 horas. Un ejemplo de este tipo de carnes son la carne picada o de hamburguesas.

Típicas y fáciles de obtener en una carnicería. Aunque en los supermercados también pueden encontrar carnes como estas, en estos casos si contienen aditivos. Estas carnes picadas se les pueden agregar sulfitos que son conservantes y aditivos, proteína de soja o cereales. Debido a estos procesos su fecha de caducidad será mayor que en el caso anterior.

Conservas de carnes o confits

Las conservas de carnes son un proceso que se realiza con capas de carnes previamente maceradas, con especias, con sal, cocidas en su propia grasa. Estas son envasadas en recipientes al vacío que contienen las capas de carnes maceradas cubiertas con una capa gruesa de grasa, y abundante sal.

Las carnes procesadas como embutidos

Los embutidos son elaborados con carne picada que por lo general suele ser de cerdo. Esta se embute con otras partes de animales como tripas por ejemplo. Pero también se suelen hacer en la actualidad envolturas artificiales, como de celulosa o colágeno.

El proceso de embutidos engloba diversos derivados de carnes procesadas, como lo son, ahumados, crudos o cocidos. Un ejemplo de ellos es, el jamón york, el salami, fuet, chorizo, longaniza, entre otros.

Patés de carne

El proceso para elaborar un paté de carne contiene, hígado, carne o ambos tipos, huevo, leche, sal, y condimentos. Además de aditivos autorizados como pueden ser: potenciadores de sabor, nitratos o nitritos. Estos generan una pasta cárnica de textura fina.

Como ves, existen diferentes tipos de carnes procesadas. Pero debes tener en cuenta que aunque muchas se encuentran dentro de este mismo grupo, eso no quiere decir que todas sean igual de dañinas para tu salud. Es importante resaltar que estas comparten una correlación directa con los patógenos que producen cáncer. Pero muchas no son cancerígenas de la misma medida o amenaza.

Por ello, es importante conocer los diversos tipos que existen, su clasificación y cuáles de ellas pueden ser más potencialmente peligrosas para la salud. De esta manera, sabrás cuales carnes procesadas debes consumir en menor medida y de forma esporádica. Cabe destacar que siempre es importante que adoptes mejores hábitos alimenticios y de salud, con alimentos, variados, saludables y equilibrados.

embutidos

¿Cuáles son las carnes procesadas que producen cáncer?

Conociendo ya los tipos y clasificación de las carnes procesadas, ahora debes tener en cuenta cuales de ellas específicamente representan mayor peligro para tu salud. Entre las más dañinas se encuentran:

  • el tocino.
  • las salchichas y sus derivados.
  • frankfurts.
  • las hamburguesas.
  • las carnes en conservas.
  • las carnes en lata.

En este mismo rango también están:

  • las lasañas y canelones precocidos.
  • las albóndigas.
  • las morcillas.
  • la cecina.
  • los nuggets.
  • la chistorra.

Entre los embutidos se encuentran:

  • los jamones, como el york y el serrano.
  • el salami.
  • el fuet.
  • la longaniza.
  • el lomo embutido.
  • el chorizo.
  • el fiambre, entre otros.

Además, las salsas a base de carnes, como la boloñesa que proviene de carne procesada están incluidas.

¿Pero cuáles son los componentes cancerígenos que tienen las carnes procesadas?

De acuerdo a los estudios realizados, el alto consumo indiscriminado de las carnes anteriormente mencionadas o llevar una dieta altas en ellas, pueden producir cáncer. Pues durante los procesos de estas, debido al uso de nitratos y nitritos más su contenido de proteínas, se pueden formar sustancias cancerígenas.

Esto ocurriría durante el proceso de cocción en altas temperaturas o de maduración de las carnes procesadas. Componentes como los hidrocarburos aromáticos (HAP), aminas heterocíclicas (AHC) y las nitrosaminas se producen en una mayor cantidad que en carnes no procesadas. En las carnes no procesadas también se pueden encontrar estos componentes pero en una medida reducida.

Es importante resaltar que estos alimentos representan un potencial peligro para tu salud si llevas una dieta con alta ingesta de ellos. Se deben consumir porque muchos de ellos aportan diversas sustancias a tu organismo. Pero su consumo debe ser regular y reducido sin abusar o excederte con ellos.

¿Cuál es la carne más dañina para el ser humano?

Mucho se ha dicho que una de las carnes más dañinas para el cuerpo es la carne de cerdo. Pero como hemos mencionado la carne más dañina para tu organismo podrían ser las carnes procesadas. Por otro lado, para sorpresa de muchos la carne de oveja o borrego es considerada la más dañina que la de puerco para el organismo. Esto debido a su alto contenido en grasas saturadas.

Estas grasas saturadas, aumentan el nivel de colesterol si se consume carne de borrego u oveja con frecuencia. Lo cierto es que se deben consumir carnes rojas y blancas, al igual que las procesadas pero de una manera balanceada y variada. Por ello es primordial tener un consumo saludable de alimentos. En los cuales se integren todos los tipos de forma equilibrada, variada y balanceada.

Se debe disminuir el consumo de carnes procesadas y demás que sean peligrosas para la salud, pero no eliminar por completo su consumo. Por ello, puedes acompañarlas con verduras y hortalizas para equilibrar el consumo de las mismas.

Recuerda que todos los alimentos aportan propiedades que tu organismo requiere para su buen funcionamiento. Por ello, muchos nutricionistas recomiendan consumir a la semana una pieza de carne roja y dos de carne blanca. Ten presente que la carne aporta vitamina B12, la cual es necesaria y esencial para el funcionamiento adecuado de tu metabolismo y organismo.

carne

¿Qué es carne procesada según la OMS?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) las carnes procesadas son carnes que han sido modificadas o transformadas. En este rango entra cualquier proceso que se realice para su conservación y mejorar su sabor.

Las carnes procesadas suelen tener carne de res, de cerdo, otras carnes rojas, así como también carnes de aves, subproductos como la sangre y menudencias cárnicas. Los ejemplos que ofrece la OMS de carnes procesadas son la mayoría de los tipos de salchichas, empezando por la frankfuters.

Aunque son pequeños los riesgos, un consumo alto de estas carnes puede ocasionar que seas más propenso a un cáncer de colon por ejemplo. Con el estudio realizado se busca reducir más no eliminar el consumo de carnes. Esto con el objetivo de reducir y prevenir la aparición de diversas enfermedades además del cáncer.

¿Cómo ayuda un ayuno a mejorar tu alimentación?

En este punto entra realizar un ayuno, pues estos programas además de ayudarte a depurar y desintoxicar tu organismo, te ofrecen diversos beneficios. Entre esos beneficios se encuentran adoptar mejores hábitos de salud, y con ello mejorarás tu calidad de vida. Asimismo, garantizarás obtener y mantener los beneficios a largo plazo que te ofrece realizar un ayuno.

Con esto a su vez, garantizas consumir todos los alimentos, sean carnes procesadas o cualquier tipo de carnes rojas con equilibrio. Así obtendrás los nutrientes y vitaminas que estas le ofrecen a tu cuerpo.

En Pure Corpore contamos con especialistas y profesionales que te pueden ayudar a empezar este proceso. Mejora tus hábitos alimenticios y aprende como llevar una dieta sana, balanceada y equilibrada luego de realizar un plan de ayuno.